Presentamos la rehabilitación energética de un edificio que se ubica en el paseo marítimo de Torremolinos (Málaga). Un trabajo especial para el que la Comunidad de Propietarios resultó ayudada económicamente bajo el Programa de Incentivos para el Desarrollo Energético Sostenible de Andalucía.

Rehabilitación energética con ayuda económica del Programa de Incentivos para el Desarrollo Energético Sostenible de Andalucía

El problema

El edificio objeto de la rehabilitación energética que trataremos a continuación se ubica en el paseo marítimo de Torremolinos (Málaga).

Vista frontal del edificio tras la ejecución de la rehabilitación energética mediante SATE.
Fotografía 1. Vista frontal del edificio tras la ejecución (fuente: Prolisur)

Una particularidad fundamental del caso que nos ocupa es la situación del edificio, que motiva las múltiples deficiencias propias de las agresiones naturales del ambiente marino al que está sometido.

Adicionalmente, se trata de un edificio de 1963 en el que no estaban vigentes ni la Instrucción de Hormigón Estructural EHE-08 (que establece criterios de protección de las estructuras de hormigón armado en función del ambiente de exposición y su grado de agresividad en los edificios, ni estaban vigentes las exigencias del actual Código Técnico de la Edificación (que determina las condiciones de diseño de los sistemas constructivos que forman parte de la envolvente de las construcciones).

Esta circunstancia favorece la aparición de diversas patologías por el paso del tiempo, que resumimos a continuación:

  • Pérdida de recubrimiento en elementos de hormigón armado, dejando las armaduras a la vista.
  • Consecuentemente, corrosión de armaduras en elementos de hormigón armado, con la consiguiente pérdida de capacidad mecánica y aparición de manchas de óxido en fachada.
  • Aparición de grietas y fisuras en paramentos de fachada debido a la dilatación como consecuencia.
  • Degradación y abombamiento de revestimientos por efecto de la erosión y ambiente húmedo.
  • Oxidación de elementos metálicos y debilitación de las fijaciones de tornillería (carpintería, barandillas, cerrajería, tuberías, etc.).
  • Desprendimiento de elementos constructivos como consecuencia de fuertes vientos, como tejas, columnas de ventilación, sistemas de evacuación, etc.
  • Aparición de humedades y condensaciones, debido a numerosos y distintos motivos.

Naturalmente, bajo estas premisas, el mantenimiento periódico del edificio resulta especialmente importante para asegurar un adecuado estado de conservación.

Adicionalmente, y con especial incidencia dado que el uso del edificio en cuestión no es puramente vacacional, la falta de aislamiento generaba una notable carencia de confort térmico de la mano de una abultada factura energética.

La solución

Como siempre, cada caso presenta unas particularidades que deben ser analizadas para encontrar la solución que cada proyecto de rehabilitación necesita. Además, en este tipo de trabajos es muy frecuente el uso de sistemas de andamiaje, siendo necesario conocer cada detalle del edificio con objeto de determinar los medios auxiliares viables y óptimos para las actuaciones a acometer, por lo que se hace indispensable la redacción de un proyecto de rehabilitación. Pero específicamente, en este caso, tanto por el propio alcance conjunto, como por tratarse de un trabajo para el que la Comunidad de Propietarios resultó ayudada económicamente bajo el Programa de Incentivos para el Desarrollo Energético Sostenible de Andalucía.

De manera muy resumida y no exhaustiva, esbozamos a continuación el alcance del trabajo:

Una vez acometidos los trabajos previos de preparación de los soportes, se aplicó un Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE) que consiste en colocar el aislamiento térmico en las paredes exteriores de un edificio. Esta técnica mejora el rendimiento térmico general del edificio y, por lo tanto, permite un ahorro sustancial de energía. Este sistema combina la utilización de un material con gran capacidad de aislamiento térmico, con revestimiento de acabado y decoración. Este conjunto de productos y accesorios técnicamente testados, forman un ensamblaje único que da como resultado un elevado grado de protección al edificio.

Vista frontal del edificio durante la ejecución de la rehabilitación energética
Fotografía 2. Vista frontal del edificio durante la ejecución (fuente: Prolisur)

Además de otros trabajos menores, como la impermeabilización de juntas de dilatación y la sustitución de desagües en cubierta, se procedió a la impermeabilización de la cubierta y, posteriormente, a su aislamiento térmico mediante baldosas aislantes, compuestas por una base de espuma de poliestireno extruido con estructura de célula cerrada y autoprotegidas en su cara superior con una capa de mortero.

Fotografía 3. Detalle de la cubierta con baldosas aislantes instaladas (fuente: Prolisur)
Fotografía 4. Vista aérea actual del edificio (fuente: Google Maps)

Por qué Prolisur

La experiencia de Prolisur hizo posible que los clientes de este trabajo de rehabilitación nos sigan recomendando, aún habiendo transcurrido ya varios años desde nuestra intervención. Prolisur es una de las empresas pioneras a nivel nacional en la aplicación de SATE así como de otros muchos sistemas de aislamiento, de impermeabilización y de soluciones acústicas.

Servicios relacionados

Estás viendo información sobre Caso de éxito: rehabilitación energética de edificio pero es posible que también te interese: