Ventanas inteligentes

Una de las partes más importantes en relación al aislamiento de una vivienda son las ventanas. Si a esto le unimos el gran desarrollo tecnológico en relación al consumo energético y la sostenibilidad, el resultado es la importancia que se le está dando en la actualidad a las ventanas inteligentes. Este tipo de ventanas incluyen un sistema el cual, en segundos, ya sea mediante un interruptor o un dispositivo con conexión a Internet, permite controlar diferentes aspectos relacionados con la ventana, como que se haga más opaca.

Las ventanas inteligentes no necesitan vidrio conductor ni cristal líquido, en ellas se emplean unas delgadas películas de material altamente poroso con recubrimiento. Gracias a su exposición al aire húmedo o seco estas finas películas cambian su transmisión óptica.

Funcionamiento de las ventanas inteligentes

Las ventanas inteligentes funcionan gracias a un sistema el cual, en función del momento del día,  regulan la cantidad de luz y calor que entra por la ventana.

Poseen tres modos diferentes:

  • Modo verano: la ventana deja pasar toda la luz y bloquea el calor (permite prescindir de la luz eléctrica.
  • Modo siesta: evita que entre tanto la luz como el calor.
  • Modo invierno: deja pasar la luz y el calor y ayuda a calentar la casa.

Estas ventanas están compuestas por una fina capa de nanocristales que cambian cuando son atravesados por la electricidad, filtrando a voluntad propia la luz solar, rayos infrarrojos o ambos, por lo que se regula la temperatura y la luz.

Si bien por fuera son translúcidas, por dentro se encuentran formadas por nanopartículas de silicio.

Ventajas de las ventanas inteligentes

Ahorro energético

Las ventanas inteligentes nos permiten ahorrar hasta un 40% en tu factura de electricidad. Esto se debe a que permiten regular la luz y el calor tanto en verano como en invierno.

Además, poseen cristales solares que tienen la capacidad de rotación de 180 grados, lo que permite dirigir las corrientes de aire para refrescar los ambientes. Y también, pueden convertirse en opacas.

Comodidad

Obviamente no es un suplicio tener que estar subiendo y bajando las persianas o abriendo y cerrando las ventanas. Poder hacer, mediante un dispositivo de control remoto, todos estos aspectos aumenta nuestra comodidad.

Además, estos sistemas son capaces de llevar a cabo acciones por sí mismos, adaptando su actividad a niveles de iluminación o temperatura tanto interior como exterior.

Seguridad

Las ventanas inteligentes de una vivienda se pueden conectar al sistema de alarma de nuestra vivienda, lo que aumenta la seguridad.

Este tipo de ventanas poseen sensores de apertura exterior pero también sensores de humo o incendio que harán que se active la alarma para evitar males mayores.

Economía

Se están desarrollando sistemas y materiales cada vez más económicos, que hagan que este tipo de ventanas sea cada vez más económico.

Adaptabilidad

Este tipo de ventanas son muy flexibles por lo que se pueden adaptar a las necesidades arquitectónicas de cada edificio. Pueden fabricarse ventanas planas o curvas, divisiones interiores, lucernarios o puertas.

Servicios relacionados

Estás viendo información sobre Ventanas inteligentes, un gran aliado para el aislamiento pero es posible que también te interese: