Estamos en verano y mucha gente se preguntará por qué hace tanta calor en casa y sobre todo, qué puede hacer para evitarlo. Es habitual instalar equipos de aire acondicionado pero lo que muy poca gente sabe es que hay otras maneras de combatir el calor que aunque son más caras son fácilmente amortizables, sobre todo si tenemos en cuenta las constantes subidas de precio de las tarifas eléctricas y de los combustibles fósiles. Estoy hablando de la rehabilitación energética.

En una rehabilitación energética podemos actuar sobre las instalaciones y/o sobre la envolvente del edificio para conseguir reducir el consumo de energía.

Para ello, hay que reducir la demanda energética. ¿Cómo? Con actuaciones en la envolvente del edificio que consisten principalmente en aislarlo térmicamente para que el calor no entre desde el exterior, o por el contrario, que el frío del aire acondicionado no se pierda hacia el exterior a través de puentes térmicos y así mantener la vivienda a una temperatura agradable en esta época. Esto es igualmente aplicable en invierno, evitando que se pierda el calor.

Como todo en la vida, la normativa en construcción también ha evolucionado y cosas que hace 30 años no se tenían en cuenta como la eficiencia energética, ahora sí. Es por eso que los edificios construidos antes del año 1979 carecen de aislamiento térmico. A partir de entonces se comenzó a tener en cuenta, pero realmente no fue hasta la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación en el año 2007 cuando se comenzó a tener en cuenta la eficiencia energética, es decir, utilizar la energía al menor coste posible.

Existen distintos métodos de aislar los edificios y/o viviendas

Aislamiento térmico por el exterior

  • Sistema de aislamiento térmico de poliestireno expandido por el exterior (SATE-ETICS)
  • Sistema de aislamiento con revestimiento directo sobre planchas de poliestireno extruido
  • Sistema de fachada ventilada con utilización de lana mineral
  • Sistema de fachada ventilada con aislamiento mediante proyección de espuma de poliuretano

Aislamiento térmico por el interior

  • Trasdosado de placas de yeso laminado sobre perfiles metálicos y aislamiento de lana mineral
  • Revestimiento directo sobre planchas de poliestireno extruido con yeso “in situ” o placas de yeso laminado
  • Aislamiento térmico por inyección en cámaras
  • Aislamiento térmico mediante poliestireno expandido por el interior con acabado de placas de yeso laminado

Para decidir qué sistema es el adecuado o más fácil de amortizar, es muy importante contratar a un arquitecto técnico, aparejador o ingeniero de edificación para que estudie el caso y marque las pautas a seguir con el objetivo de mejorar la eficiencia energética del edificio o vivienda.

No solamente se trata de ejecutar cualquiera de los sistemas de aislamiento térmico nombrados anteriormente, sino que el arquitecto técnico también estudiará la viabilidad de realizar más intervenciones como sustitución de ventanas, eliminación de puentes térmicos, colocación de elementos de protección solar pasivos, sustitución de instalaciones antiguas por otras más eficientes, etc.

Desde el día 27 de Junio de 2013, día en que se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas existen subvenciones (2.421 millones de euros) para que las comunidades de vecinos puedan financiar estas obras de rehabilitación energética, accesibilidad y conservación de sus edificios.

Fuente: Rubén Clavijo González | Arquitecto Técnico | Graduado en Ingeniería de Edificación
Photo credit: AlmaMurcia / Foter / CC BY-NC-ND