Rehabilitación Energética de Edificios y Viviendas

La rehabilitación de un edificio suele realizarse por el deterioro o aparición de problemas puntuales en el inmueble. Sin embargo es una oportunidad única para realizar una corrección definitiva con criterios energéticos.

En España más de la mitad de los edificios están construidos sin la protección térmica adecuada. Estos edificios son auténticos depredadores de energía y con frecuencia son los que precisan en mayor medida una rehabilitación por deterioro (desconchones, grietas, goteras, humedades, caída de material a la vía pública, mala accesibilidad, instalaciones obsoletas o estropeadas, etc…).

Teniendo en cuenta que una parte importante del coste de las obras son fijos (montaje de andamios, mano de obra…), rehabilitando de forma eficiente, no solo se estará actuando para reparar o embellecer el inmueble, sino que se estará mejorando sustancialmente la calidad del mismo: las viviendas serán más confortables y con un consumo mucho menor y se resolverán problemas asociados a la falta de aislamiento, como las humedades en el interior o el exceso de ruido.

Un edificio bien aislado consume menos energía pues conserva mejor la temperatura en su interior.

La rehabilitación energética de un inmueble es la única que se amortiza año tras año, ya que además de las ayudas de que dispone, recupera el dinero ahorrando en energía no consumida.

La rehabilitación eficiente, además de suponer una reducción de la factura energética, supone para el usuario una importante revalorización del inmueble y la mejora en habitabilidad y confort.

confort del hogar gracias al aislamiento
Sistema sate aplicado en inmueble
Fachada edificio con sistema sate
Ahorro de energía y el medioambiente

SATE. Rehabilitación Energética de Fachadas

Se entiende como sistema SATE un sistema compuesto de aislamiento por el exterior (SATE- ETICS) que se suministra como conjunto (kit) y se utiliza para el aislamiento térmico de edificios. Estos sistemas deben tener como mínimo un valor de resistencia térmica igual o superior a 1 m2 K/W, como se indica en la guía ETAG 004 y normas UNE-EN 13499 y 13500. Se utilizan tanto en nueva construcción como en rehabilitación de edificios.

Los sistemas SATE se pueden clasificar en función del tipo de fijación, material aislante utilizado, por aplicación y tipo de acabados.

Fachada de edificio antes de aplicar el SATESATE terminado en el edificio
Cubierta de edificio antes de la rehabilitaciónCubierta rehabilitada con baldosas térmicas

Es especialmente importante respetar la concepción del SATE como un sistema integral de fachadas. Ello supone que cada componente forma parte del conjunto, asegurando la compatibilidad del sistema y el mejor resultado. Todos los componentes de un SATE deben estar concebidos y ensayados de forma conjunta para el uso que se va a dar al sistema. Esto debe respetarse desde la prescripción hasta el servicio postventa, pasando por el suministro y aplicación.

Con un sistema SATE se reviste y aísla el exterior del edificio adaptándose las geometrías del mismo, incluso las más complejas, sin discontinuidad. Por tanto cuando está correctamente concebido e instalado permite fácilmente resolver la mayoría de los puentes térmicos del edificio.