Aislamiento térmico y acústico sin obras

Aislamiento SIN OBRAS

Empiece a ahorrar dinero en energía y gane en confort acústico, térmico y seguridad frente al fuego gracias al aislamiento insuflado.

Insuflado en cámara de aire

El material se introduce en la cavidad a través de perforaciones estratégicamente distribuidas en la fachada o en los tabiques.

Cualquier tipo de vivienda

La aplicación se realiza desde el exterior o el interior de la vivienda. En pocas horas el aislamiento se instala en toda la envolvente.

Es sorprendente que aislar la vivienda pueda aportarnos mucho más que sólo confort térmico. De hecho, elegir el aislamiento adecuado mejora nuestras condiciones de vida en muchos otros sentidos.

Con nuestro aislamiento convertirás tu vivienda en un lugar más agradable, ahorrarás en las facturas de consumo energético y podría incluso salvar vidas en caso de incendio. También estarás contribuyendo positivamente al medio ambiente, porque el aislamiento no sólo reduce la cantidad de energía necesaria para calefacción y refrigeración, sino que además es reciclable.

¿Sabías que el 25% de la energía usada para calentar o enfriar tu hogar se pierde si no está aislado correctamente?

Insuflado desde el exterior o el interior. Una solución económica y rápida

aislamiento térmico y acústico sin obras

El insuflado permite realizar una rehabilitación energética de manera rápida y económica, sin hacer obras, ni tener que abandonar el hogar para su instalación.

Nuestra aplicación es una solución para aislar térmica y acústicamente fachadas con muro de doble hoja, tabiques con cámara, falsos techos y buhardillas. Esta solución para nuevos edificios y para la rehabilitación energética de edificios existentes, mejora el confort, reduciendo el consumo de calefacción y refrigeración.

Sistema de instalación sin obras ni molestias

La aplicación se realiza desde el exterior o el interior de la vivienda, dependiendo de sus características, introduciendo el aislamiento en la cámara de aire de los muros mediante una máquina que insufla el material aislante a una densidad predeterminada. En pocas horas el aislamiento se instala en toda la envolvente de la vivienda.

El aislamiento es insuflado por la boquilla de la manguera de la máquina de inyección. El material se introduce en la cavidad a través de perforaciones estratégicamente distribuidas en la fachada o en los tabiques.

Esta solución garantiza 100% el relleno de la cavidad y la óptima distribución del aislamiento. Al finalizar la instalación, los orificios son tapados, dejando la pared intacta.